preparación física y
nutrición en el ciclismo

Inicio > PREPARACIÓN > La prueba de esfuerzo

La prueba de esfuerzo

Una prueba de esfuerzo, nos va a permitir conocer la relación existente entre el aparato respiratorio, cardiovascular y sanguíneo. Con ella se pueden medir de forma directa todos los parámetros que se evalúan.

Deberá ser llevada a cabo por personal especializado en medicina deportiva, los cuáles podrán colaborar conjuntamente con personal especializado en la planificación de los entrenamientos adecuados a cada deporte.

La prueba se podrá llevar a cabo en cicloergómetros, dónde se simula la práctica ciclista, en cinta o tapiz rodante donde se simula la carrera a pie.

Existen distintos protocolos, por lo que los resultados podrán darnos una orientación distinta en función del tipo de prueba que hayamos escogido. Dentro del deportista popular, encontraríamos aquella enfocada a saber cuál es nuestra frecuenta cardiaca máxima y otra más específica, para aquellos que tienen fines competitivos, en la que tendrá lugar la muestra de lactatos y potencia para delimitar los distintos umbrales de entrenamiento.

En ambos casos, antes de la prueba de esfuerzo en sí, se suele hacer una exploración clínica en general, un balance de nuestro esqueleto para detectar posibles desviaciones de columna vertebral, altura de caderas o dismetrías (distintas medidas de nuestras extremidades inferiores). Algo muy importante porque en muchos casos es fácilmente corregible y de lo contrario puede dar lugar a lesiones de tipo muscular, como sobrecargas o contracturas.

Pero lo que a nosotros nos interesa, es “dónde podemos meterle mano” a la prueba, para quitarle las pegatinas de la bicicleta al vecino o que muerda el polvo el que se pica todos los domingos. Y porqué no, para disfrutar de nuestro deporte

favorito.

 


ESPIROMETRIA

 

Una de las primeras operaciones que nos hacen es soplar. Y como no le cogas el tranquillo a la primera, parece que estás haciendo una donación de oxígeno, porque puedes llegar a repetir la prueba unas cuantas veces. Además el de la bata blanca, te mira como si fueses tonto y no supieses hacer una cosa tan fácil como soplar.

 

FEV1: Este es el volumen espirado forzado en el primer segundo

FVC: Esto es la capacidad vital forzada

INDICE Tiffeneau: Relaciona la capacidad vital forzada, con la capacidad vital lenta (VC) y no con la forzada (FVC)

 

Lo siguiente que vamos a tocar será el peso. Y para ello vamos a ser técnicos y vamos llamarle: estudio cineantropométrico.

Sería un estudio de tu composición corporal para saber lo que ocupan las distintas masas que integran nuestro cuerpo (peso graso, óseo, residual y muscular). Luego nos darán el cálculo de nuestro somatotipo.

 

¿Qué es el somatotipo?

 

En el siglo XX, allá por los años 40, un americano llamado Sheldon desarrollo la teoría de los somatotipos. Dicha teoría nos viene a decir que la forma de nuestro cuerpo está influenciada por la zona donde almacenamos la grasa y por la facilidad o dificultad de crear masa muscular. Atendiendo a esto ultimo, hizo la siguiente división: 

 

Endomorfos

Llevan dietas espartanas, pasan más hambre que Carpanta y aún así les es muy difícil perder grasa y son de gran estructura ósea. Si perteneces a este tipo de constitución ya sabes que debes hacer una buena y larga base aeróbica con el fin de potenciar el metabolismo de las grasas y acostumbrar al organismo al consumo de las mismas. Si vas al gimnasio no te interesa cargar mucho peso.

No te obsesiones con quedarte hecho un garrillas porque igual enfermas en el intento.

 

Mesomorfos

Son los que ganan músculo con facilidad; sólo con verles las piernas ya dan miedo. Son los afortunados, ya que con un buen entrenamiento y un porcentaje bajo de grasa (la cual tienen facilidad para perder), pueden tener aspiraciones deportivas muy interesantes.

 

Ectomorfos

Serán aquellos que son delgados por naturaleza. Si eres de los que más vale que te compren un traje que invitarte a merendar y además no engordas ni un gramo,  puede que pertenezcas a este grupo. El no poder ganar peso o músculo puede llegar a obsesionar tanto como a los primeros pero en sentido contrario. Importante una alimentación adecuada y un buen trabajo de gimnasio.

 

ENDO

MESO

ECTO

2,7

4,8

1,6

Normalmente seremos comparados con datos ideales para nuestra edad y nivel deportivo y al final nos darán el veredicto final, sin derecho a denuncia: Usted es Endomesomórfico, lo que querrá que tenemos predominio del componente músculo-esquelético. Siempre predominará uno y tendremos tendencia a otro de los dos grupos.

 

Lo siguiente que vamos a tratar son los parámetros que realmente utilizaremos para regular las cargas del entrenamiento (volumen e intensidad), y nos van a dar nuestro verdadero estado de fuerza en el momento de la prueba.

 

VO2 máx. o Consumo máximo de oxígeno y Consumo máximo de oxígeno relativo

Vamos a poner el ejemplo de un deportista con un peso de 72 kilos y que ha dado los  siguientes valores:

  

V02 máx. o consumo máximo de oxígeno: 4,17 litros/min

Este valor es muy importante ya que es un parámetro muy importante a la hora de valorar las facultades de un deportista de fondo, como es nuestro caso.

El consumo máximo de oxígeno es la mayor cantidad de oxígeno que puede transportar y utilizar nuestro organismo en la unidad de tiempo (1 minuto).

 

V02 máx. relativo: 57,91 ml/kg/min

Este valor aún es más importante que el anterior. Este nuevo valor se deriva de los 4,17 litros, pero en este caso interviene el peso del deportista y nos indica que por cada kilo de peso podemos consumir como máximo 57,91 mililitros. Vamos a ver cómo ha resultado este resultado:

 

4,17 litros/min equivalen a 4170 mililitros.

Si estos 4170 mililitros los dividimos por nuestro peso, el cual era 72 kilos

4170/72 = 57,91 ml/kg/min

 

El valor del consumo máximo relativo es muy importante a la hora de comparar las aptitudes de dos deportistas con distinto peso.

Y ya no sólo eso, sino en tu caso en particular. Imagínate que has hecho esta prueba al final del periodo de acondicionamiento (más o menos 3 meses) y cuando acabas el periodo preparatorio específico (más o menos 2 meses), has perdido 3 kilos y te encuentras en 69 kilos. Una pérdida de peso implica muchos beneficios fisiológicos. Aplica la fórmula con tu nuevo peso y verás la diferencia:

 

4170 mililitros/69 kilos = 60,43 ml/kg/min

 

Y eso suponiendo que no hayas aumentado el valor del consumo máximo de 4,17 litros/min, que si has entrenado correctamente habrá aumentado. El valor del consumo máximo de oxígeno es principalmente genético o irá en función de la actividad física desarrollada en edades infantiles y adolescentes. No es de los parámetros más entrenables. Con el entrenamiento podemos aumentarlo en un 15%-20%.

 

Umbral anaeróbico: 170 lat.min % F.C. máx. 92.39   Pulso máximo 184     

 

Aquí nuestro amigo, tiene un excelente valor de umbral anaeróbico. Como observarás a la derecha, viene indicado a qué porcentaje de la frecuencia cardiaca máxima se encuentra dicho umbral (92,39). Al principio de temporada se puede encontrar en torno al 80%-85% de la frecuencia cardiaca máxima; pero con el entrenamiento adecuado, iremos desplazándolo más cerca de las pulsaciones máximas. A diferencia del V02 máx., el umbral anaeróbico, tiene mucho más margen de mejora debido a su entrenabilidad. Lo conveniente sería realizar una prueba completa a principio de año para descartar anomalías y al final de cada periodo de entrenamiento durante la temporada. Prácticamente la finalidad de todos ellos es delimitar los distintos umbrales y en especial el umbral anaeróbico.

 

 
Y no dejes de visitar...